Consejos de seguridad y protección en deportes acuáticos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

En los deportes acuáticos de Turismo Activo, Deportivo o de Aventura, hay una parte de la seguridad que no depende de ti y, hay otra que sí y que es de sentido común. Vamos a intentar aclarar ambas para que a la hora de disfrutar de las actividades acuáticas sepas lo que puedes hacer tú para contribuir a tu seguridad y protección.

El principal consejo, aunque sea una obviedad, es saber nadar.  No hace falta que seas un gran nadador/a/e o que lo hagas como deporte de diario, pero si es muy importante que, ya que vas a estar inmerso/a/e en un medio acuático puedas “defenderte” en ese medio, te sientas cómodo y puedas seguir las instrucciones del guía.

El material para utilizar es imprescindible que esté homologado y tiene que ser el idóneo para la actividad que vas a realizar. Por ejemplo, el grosor de un traje de neopreno para la actividad de Rafting no es el mismo que para la actividad de Descenso de Barranco. De eso se encargará la empresa y los/as/es guías que te acompañen a la actividad. No obstante, tú puedes observar si dicho material está en buenas condiciones, bien almacenado, limpio, si te han dado la talla correcta….

 

Aunque sea verano y parezca que te vas a “asar de calor”, el neopreno cumple varias funciones: flotabilidad, protege de los golpes, de las rozaduras y, si tuviéramos que estar más tiempo en el agua, nos mantendría una adecuada temperatura corporal. Y si hace calor, con un chapuzón ¡solucionado!

Si eres una persona friolera puedes traer una lycra o una térmica para debajo del neopreno, lo que no es recomendable, en ningún caso, son las prendas de algodón porque se mojan y dan más frio.

Necesario el casco, que protegerá tu cabeza de cualquier golpe, no tiene por qué caerte una piedra o golpearte con ella, puede ser que tu compañero/a/e de aventura te golpee sin querer o, eso dice 😉 No hay que quitarse el casco nunca mientras dure la actividad, ni desajustar la cinta, abrir el cierre o cualquier otra acción que puede provocar que el casco se salga o no te cubra bien la cabeza.

En alguna de las actividades es necesario llevar un chaleco salvavidas, pero aun así hace falta saber nadar porque el chaleco solo te ayuda a flotar, el resto has de hacerlo tú. Tiene que estar “ajustado”, por supuesto sin que nos agobie o impida la respiración, pero si llevamos un chaleco suelto y nos caemos al agua, se puede salir, impedirnos la natación e incluso, que se suba a la cara y nos agobie en un momento en el que tenemos que estar tranquilos/as/es. Antes de la actividad tú guía comprobará que tu chaleco está bien puesto y ajustado.

Seguir las instrucciones que nos faciliten. Cuando hacemos una actividad, al principio de la misma, tu guía facilitará de manera fácil y comprensible el cómo se va a desarrollar la actividad y una serie de pautas de funcionamiento, de seguridad… para que el desarrollo de la misma sea fluido, emocionante, divertido y seguro. Aunque tengamos muchas ganas de empezar es importante que escuches atentamente y preguntes si te han quedado dudas.

Si vas a realizar un deporte acuático (Rafting, Hidrospeed, Descenso de Barranco…) por diversión y pasar un buen momento, asegúrate de hacerlo con una empresa legal, con certificaciones, con permisos, avales y con conocimiento de la zona, porque no todos los ríos o barrancos son iguales y cada uno tiene sus peculiaridades.

En definitiva, la seguridad y la protección en los deportes acuáticos de Turismo Activo que depende de ti, son:

  • Saber nadar
  • Observar y hacer un uso adecuado del material que nos proporcionan
  • Escuchar y dejarse guiar por los profesionales que acompañan
  • Elegir la empresa que te ofrezca confianza, seguridad, amplia información, que tenga el material en buen estado y una buena reputación.
  • Relajarse, disfrutar y sonreír