Riglos es una pequeña localidad de la provincia de Huesca, junto a la frontera norte de la provincia de Zaragoza. El pueblo es conocido mundialmente gracias a las rocas, o Mallos, junto a las que está ubicado.

Estas rocas o gigantes de piedra están formadas por conglomerados calizos, y son unas paredes verticales de mas de 300 m de altura, de un color rojizo, y erosionadas por aire y agua hasta conseguir unas formas espectaculares

El interés de este conjunto que forman la localidad y los Mallos no es solo visual, las vistas son impresionantes e indescriptibles, sino que producen interés en muchos ámbitos. Miles de turistas acuden a Riglos por diferentes motivos, ya sea para estudiar sus rocas, turismo geológico, para ver las aves que en ellos habitan, ornitológico o con inquietudes más deportivas, turismo de montaña.

Y es en ese turismo de montaña, donde más fama han cogido los Mallos de Riglos, ya que son miles los escaladores que cada año visitan estas rocas. La formación tiene grandes atractivos para los amantes del mundo de la escalada, gracias a su peculiar morfología, es una escuela de escalada que permite que escalen todo tipo de personas, ya que existen vías fáciles de iniciación, hasta grandes vías de dificultad. Además, el reino de los mallos cuenta con un clima que suele ser bastante moderado, por lo que se puede practicar la escalada durante prácticamente todo el año.

Las vistas y paisajes que se pueden observar desde toda la zona son magníficos, ya que la ubicación de Riglos, en el prepirineo aragonés, nos permite ver el pirineo y toda la depresión del Ebro, por lo que la práctica del senderismo, en la zona cada vez está en mas auge, siendo el sendero que mas fama tiene el que rodea los mallos, el conocido como camino del cielo.

A los pies de las rocas, el río gállego serpentea y desciende, formando algunos de los rápidos de aguas bravas mas famosos de España, por lo tanto, todo visitante que venga a descubrir Riglos tiene una obligada visita a sus aguas. Desde Ur Pirineos, a escasos diez kilómetros de Riglos, en Murillo de Gállego, estaremos encantados de acompañaros en ese viaje por las Aguas Bravas del Rio, eligiendo, por ejemplo, realizar un descenso en barca de Rafting, que además de divertido, refrescante en épocas de calor, nos permitirá observar las mejores vistas que se pueden tener de estas majestuosas rocas.

Por lo tanto, si visitas Riglos, y sus Mallos, ven a descubrir el Rafting con nosotros, te estaremos esperando.